Portada del sitio - Comunicación - Primer Encuentro nacional del Sector Privado

Otros artículos en la sección

Palabras clave

Encuentros

Buscar

Galería de imágenes

En el primer “Encuentro Nacional de los Trabajadores de la Actividad Privada”, que tuvo lugar el 9 de septiembre pasado, representantes de 70 organizaciones y más de 400 trabajadores debatieron sobre la situación política y social. Allí se discutió además, acerca del rol que debe tener la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA) en torno a la actividad privada.

Cuál es la estrategia que debe impulsar la Central de Trabajadores Argentinos en relación a las nuevas luchas y formas de organización de los trabajadores del sector privado? . Ese fue uno de los ejes que dominó el primer “Encuentro Nacional de los Trabajadores de la Actividad Privada” que se desarrolló en la sede de ATE Nacional de Capital Federal.

Las voces del encuentro fueron muchas y distintas, a punto tal que unos 60 trabajadores expusieron sus ideas para el sector, donde se da la necesidad de contener las distintas realidades que allí conviven, tales como los trabajadores precarizados, los que están fuera de convenio, los que no tienen personería y los que sí, los autogestionados, etc.

El debate se originó a partir de la pregunta que disparó Víctor De Gennaro: “¿A quién le hablamos, a los que están en la CGT o a los diez millones que no están afiliados a nada? El secretario de Relaciones Institucionales de la CTA, expresó que “si bien es obvio que la política de unidad hay que hacerla, también es claro que con la CGT somos dos modelos distintos y hay que elegir; (…) del otro lado del mostrador está la CGT, la patronal y los gobiernos”, afirmó.

La balanza del debate se equilibró con la posición tomada por el Secretario de Salud Laboral de la CTA, Claudio Marín, quien sostuvo que “tenemos que dirigir nuestra política y palabra al conjunto de los trabajadores. Es política para las masas, la CTA tiene que trabajar hacia la CGT, hacia la CTA y hacia todos aquellos que no están organizados”. Marín fue más lejos: “si hay algo que nos distingue es una estrategia, que es construir poder para los trabajadores y desde los trabajadores, y en ese sentido la construcción de la CTA tiene carácter estratégico no táctico”. El orador concluyó que “está claro que la diversidad de situaciones que tenemos dentro de la actividad privada no permite ni aconseja una sola táctica para la construcción de poder”.

Roberto Pianelli, del cuerpo de delegados de subterráneos, argumentó la posición que asumen los trabajadores del subte a partir de una experiencia de lucha que data desde 1994. El referente de la pelea contra Metrovías y la burocracia sindical de la UTA (Unión de Transporte Automotor), sostuvo que “el poder obrero de los trabajadores no se reconstruye de un día para el otro. Nosotros tuvimos que pasar incluso por etapas de organización sindical clandestina, por eso creemos que hay que ser cuidadosos en la actividad privada (…). Hay que abonar este debate pero de una manera muy cuidadosa, y viendo cuáles son las formas más convenientes según la coyuntura; a veces la táctica es un delegado, una comisión interna, un sindicato, hay miles de formas para organizarse”. El delegado de subterráneos hizo hincapié en que la estrategia de lucha “hay que hacerla de la mejor forma, porque lo importante acá no es competir, sino ganar.”

Carlos Bruni, de la UOM Campana, argumentó que “hay que ser cuidadosos a la hora de organizarse en el sector privado ya que las dificultades siguen estando presentes en Argentina y América Latina”. Bruni enfatizó que “no hay que poner a la parrilla a los compañeros que están tratando de organizarse. Nosotros defendimos a los compañeros que eran activistas, para que no sean despedidos, de manera clandestina. Hay compañeros que trabajan con nosotros, en su mayoría jóvenes, que tienen unas ganas de prender fuego todo. Hay que tener la habilidad de cuándo y cómo hacerlo. El tema no es prender fuego todo, sino construir y mentalizar a la clase trabajadora de que el modelo de sindicato que nosotros debemos defender es colectivo”. El orador concluyó que” esta es una pelea de largo plazo. No vamos a ser nosotros el nuevo sindicato, sino el puente de lo que viene”.

Cristian Pinaccio, delegado gremial de los trabajadores tercerizados de Edesur, explicó que la prioridad pasa por generar organización desde las bases, más allá del apoyo externo y la solidaridad de otros sectores y caracterizó que aún es difícil dar la pelea por la personería gremial. El delegado afirmó que la tercerización es una “esclavitud legal”.

El cierre del encuentro estuvo a cargo del secretario adjunto de CTA, Pedro Wasiejko, quien expresó que "cada uno de los ejemplos que los compañeros han presentado hoy muestra que existen distintas tácticas y estrategias para desarrollar la organización”. Wasiejko consideró que es necesario un tiempo “para la reflexión”, por lo que aseguró que se convocará a un nuevo encuentro para los próximos meses.

En lo concreto, el próximo 30 de septiembre se realizará una marcha al Ministerio de Trabajo, donde se pondrán en agenda varias de las conclusiones que arrojó este primer encuentro entre trabajadores del sector privado, además de los históricos reclamos por el blindaje social, la asignación universal por hijo, el aumento de emergencia para los jubilados y el 82% móvil, entre otros.