Portada del sitio - Comunicación - Paraná Metal

Otros artículos en la sección

Palabras clave

Los trabajadores de Paraná Metal de Villa Constitución, Santa Fe, lograron a través de un plan de lucha que la autopartista pague el 70 por ciento de los salarios a los operarios que están suspendidos desde diciembre y no el 20 por ciento como pretendía la firma. Sin embargo, “los niveles de producción continúan bajos y la situación está estancada”, aseguraron los trabajadores.

Paraná Metal tiene 800 empleados de planta y unos 300 subcontratados, actualmente sólo produce unas 1.000 toneladas mensuales, cuando en los mejores tiempos se alcanzaba una producción de 3800/4000 TN. La empresa redujo al máximo su producción, lo que derivó en 750 suspensiones de trabajadores en diciembre pasado.

Los obreros durante febrero habían llegado a un acuerdo con la empresa quien se había comprometido a garantizar la estabilidad económica y laboral hasta febrero del 2010 y a pagar el 70 por ciento de los salarios a los trabajadores suspendidos. El convenio debía extenderse durante un año, sin embargo a principios de septiembre la firma comunicó la inviabilidad de mantenerlo y propone pagar las horas de suspensión al 20 por ciento.

A partir de esta situación, los trabajadores decidieron llevar a cabo medidas de fuerza en rechazo de la pretensión empresaria de reducir los salarios y en defensa de las fuentes laborales. El 16 de septiembre más de mil obreros de Paraná Metal realizaron un paro de actividades y el corte de la autopista que une Rosario con la Capital Federal, a la altura de la localidad de Villa Constitución.

Como consecuencia de estas medidas los trabajadores lograron que la empresa se comprometa a pagar a los operarios suspendidos el 70 por ciento de sus salarios por lo menos hasta fines de octubre.

Apoyaron la movilización operarios de la autopartista ex Mahle, compañeros de la mesa nacional de CTA y trabajadores desocupados. Por su parte, los comercios de la zona cerraron sus puertas para adherir al reclamo.

La experiencia de Paraná Metal demostró un aumento en la organización de los trabajadores en la zona. “El reclamo de los trabajadores de Paraná Metal también incluye un pedido a las autoridades nacionales para que tomen una decisión política que permita recuperar los niveles de producción y el funcionamiento hasta que exista una reactivación de la industria automotriz”, expresó un comunicado de La UOM de Villa Constitución.

El caso de Paraná Metal da cuenta de que a través de una unidad de lucha, expresada en la solidaridad de los diferentes sectores, es posible golpear la lógica de ajuste de las patronales.