Portada del sitio - Comunicación - “Nuestro reclamo es para que nos devuelvan los puestos de trabajo”

Otros artículos en la sección

Palabras clave

Claudio Maldonado es parte de la Comisión Interna de la ex autopartista alemana Mahle, que cerró sus puertas en Rosario el 24 de abril pasado. La planta fue literalmente abandonada por el grupo empresario, que despidió a 500 trabajadores. Desde entonces, los 139 trabajadores que no aceptaron la indemnización tomaron la planta a la espera de su reincorporación, mientras aguardan que se concrete el traspaso a un nuevo dueño.

¿Cuál era la situación antes de que Mahle decidiera cerrar y despedir a los trabajadores?

- Maldonado: La decisión de Mahle de cerrar viene desde 2007, cuando compró el paquete de empresas de Dana Norteamérica -que había presentado quiebra-. El gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) obligó a Dana a vender 14 de las casi 40 fábricas que tiene en el mundo, entre ellas la de Rosario y la de San Juan. Pero Mahle, como ya provee a la Argentina con aros desde Brasil, no tenía interés en las plantas de Rosario y San Juan que estaban en el paquete, porque le interesaba copar el mercado de EE.UU. Sin embargo, Dana ofrecía únicamente el paquete entero: ese fue el primer síntoma de cierre que vivimos. Después, Mahle empeoró estratégicamente la calidad de su producción, y también la relación con el personal, mientras realizaba inversiones para disimular el cierre.

¿Cuál fue el argumento de Mahle para concretar los despidos?

- Maldonado: En agosto de 2008, le informa al personal de San Juan el cierre de la planta y nos dice verbalmente que, si no cambiábamos de actitud, también cerraría Rosario. Primero nos propusieron acordar una suspensión de dos a tres días por semana durante dos meses. Luego, pidieron 15 días seguidos de suspensión y fue ahí cuando pusieron un patrullero en la fábrica para plantear el cierre, con el argumento de que cerraban porque la crisis los había golpeado.

¿Cuáles son sus reclamos centrales, y qué medidas adoptaron?

- Maldonado: Cuando cierran la planta, los compañeros brasileros nos contaron que a ellos la empresa les exigía aumentar la producción en 15% más, lo que demuestra que en realidad nuestros puestos de trabajo se los llevaron para Brasil. Cuando Mahle anunció el cierre, decidimos tomar la fábrica. Actualmente, nos organizamos en asamblea, custodiando la planta en distintos turnos, y planteamos que nadie toque nada hasta que se resuelva el conflicto. Hoy por hoy está todo intacto, esperando que sea puesta en funcionamiento. El cuerpo de delegados estuvo siempre al frente del conflicto, buscando alternativas de negociación.

¿Quién se va a hacer cargo de Mahle?

- Maldonado: Hubo dos anuncios, la supuesta compra por parte del empresario Ramiro Vasena y luego la promesa de una estatización conducida por Guillermo Moreno, pero ambos quedaron en la nada. Actualmente, se habla de que puede hacerse cargo Aros Kim. A nosotros nos da lo mismo cualquiera. El tema es que se hagan cargo y se ponga en marcha la fábrica.